Este fin de año lo paso en Madrid con gente muuuuy especial. Estaré ahí del 28 de Diciembre al 7 de Enero, así que si queréis tener el lujo de ser los últimos o los primeros del año, espabilad!

Realizaré las sesiones con reserva previa en dos mazmorras privadas situadas en el barrio de la Concepción y en Delícias, pero también puedo venir a tu hotel o podemos encontrarnos en el Luxtal.

Dispondré de un apartemento privado en La Latina para sesiones más caseras o light, consúltame detalles por privado mandando mail a mistressfoska@gmail.com o llamando al +34 601118075

Os animo a que os miréis bien mi página -especialmente mis normas- antes de llamarme si  queréis que vuestro  primer contacto conmigo sea fructífero.

Os anuncio también que a parte de ofrecer humillación refinada, doy clases de kinkatalan, aquí podéis verlo:

 

 

Y por último, pronto lo veréis más detallado en mi presentación, pero tened en cuenta que no realizo sesiones a la carta, es decir, en una sesión conmigo no vas a recibir las prácticas que tú me dictes en el ritmo y con la actitud que tú elijas y con el orden que establezcas. Vamos, que os recuerdo que no soy un títere, sinó una peazo de MISTRESS.

¿Cómo funciona entonces una sesión conmigo?

  1. Tú me expones tus límites y preferencias en unos cuestionarios que te paso por mail o en una entrevista que te hago al llegar.
  2. Yo miro de meterme en tu cerebro e intento diseñar la sesión de manera que tus preferencias y las mías cuadren, pero por encima de todo, busco disfrutar las sesiones. Nunca sigo mis planificaciones al 100%, no soy una máquina ni me gusta tener coreografías fijas, así que según tú vas reaccionando, voy improvisando con mi guión de base. Si en algún momento de la sesión me empiezas a decir lo que tengo que hacer, la sesión se termina ipso facto. Ojo aquí, no confundir esto con expresar incomodidades o malestar, es decir, si voy a realizar alguna práctica que no deseas, tendrás tu palabrita de seguridad.
  3. Cuando termina la sesión te das una ducha y después  yo me aseguro de que estás suficientemente bien para seguir con tus rutinas. Te marchas y hasta la próxima.
  4. Unos días después de la sesión hacemos una valoración por mail (en caso de que seas sumiso regular) en la que tú me expones cómo te has sentido, qué cambiarías, qué te ha gustado más o menos…etc. Ahí yo valoro si quiero redirigir mi actuación contigo o no. De esta forma te voy conociendo más, vamos conectando mejor y las siguientes sesiones son cada vez más fluídas y cercanas a lo que los dos queremos.
  5. Fin (bueno, seguimos así hasta que me harte de ti).

 

Si tenéis dudas o inquietudes, podéis hacermelas llegar por mail a mistressfoska@gmail.com

MF.

Deja un comentario